Arcano XIII

-Permítame, permítame, ingeniero, que le diga, e insisto sobre este punto, que la única manera sana y noble, es más, la única manera religiosa de considerar una muerte consiste en encontrarla y en entenderla como una parte, como un complemento, como una condición sagrada de la vida y no (lo que sería lo contrario de la salud, la nobleza, la razón y el sentimiento religioso) en separarla de ella, en hacerla un argumento contra ello. Los antiguos decoraban sus sarcófagos con símbolos de la vida y la fecundidad, incluso con símbolos obscenos. En la religión antigua, lo sagrado se confundía con frecuencia con lo obsceno. Aquellos hombres sabían honrar a la muerte. Mire, la muerte es digna de respeto, como la cuna de la vida, como el seno de la renovación. Pero opuesta a ésta y separada de ella se convierte en un fantasma, en una máscara o en una cosa peor todavía, pues la muerte entendida como una potencia espiritual independiente es depravada; su atractivo perverso es indudablemente muy fuerte, y sería sin duda el más espantoso extravío del espíritu humano querer simpatizar con ella.

La Montaña MágicaThomas Mann

tarot-13

Kavanah para despertar

NOKIA Lumia 710_000376

‘En estos calmos, quietos momentos

No estoy dormida

y tampoco aún despierta.

En el umbral del día y la noche,

con la mezcla de oscuridad y luz,

mi cuerpo regresa una vez más a la vida.

Yo renazco, cada día,

desde el útero de tu compasión.

Puedan todas mis acciones

ser dignas de la fe que has puesto en mi.

Agradecida, saludo a la aurora.’

Andrew Shaw