Personal

Un pedacito de mi

Estamos llegando al solsticio de Invierno, a la oscuridad más profunda. Vivir al compás de la rueda del año me hace recordar cada año cada Solsticio y la sensación es aquella que se tiene cuando te miras en dos espejos enfrentados y ves tu reflejo infinitamente hacia atrás.
Recuerdo mi primer Solsticio en Avalon en el que nevaba y nevaba. Hicimos una ceremonia al aire libre en la que se me congelaban los pies. También recuerdo el Solsticio en el que celebré en casa el funeral de mi gato “Cat” con una cena con amigos. Recuerdo haber asistido a un Wetripantu. También recuerdo ceremonias en Espacio Sagrado junto al vino calentito.
Estoy ansiosa de ver qué es lo que este año me muestra la rueda. Por el momento me preparo para la ceremonia de Solsticio en que acompañaré a Francisco Eros.
Estoy fuertemente involucrada en trabajar con espíritus, de la mano de Nolava, Kerridwen, Hekate, Quacoralina y Morgen la Fey, diosas y morgen que siento me ayudan a cruzar el velo y llegar más allá. He aprovechado mucho el libro de Devin Hunter sobre el trabajo con espíritus, de ahí he tomado muchas técnicas que me han ayudado montones a profundizar.
El trabajo con espíritus se ha tratado más que nada de afinar mi oído y mi vista. Yo no soy medium, pero tengo una percepción de los espíritus, en general los veo de lejos y los escucho muy despacio, es como una miopía y sordera en mis sentidos espirituales. La práctica lo que me entrega básicamente es como ponerse lentes y usar un amplificador.

Si bien yo practico la canalización con maestros ascendidos, siento que es muy diferente a trabajar con espíritus desencarnados o de otro tipo, es como tener que sintonizar la radio en distintas frecuencias. Y a mi personalmente me son más fáciles algunas señales que otras. El trabajo de oráculo con las diosas es también muy diferente, son energías tremendamente envolventes, y se sienten en la piel. Al corporizar también la experiencia es mucho más física y sinestésica, hay que acordarse que los dioses están lejos de ser inmateriales y que se comunican desde los latidos hasta piel.

Y estos tiempos de Solsticio son como un amplificador para los sentidos espirituales y hay que aprovecharlos bien.

Y por supuesto que todos tienen suprasentidos, y nunca es tarde para desarrollarlos.

Espero haber compartido un pedacito de mi en estas líneas.

Bendiciones para cada ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s