Artículos

La Luna

Slide1La Luna es fundamental en los cultos a la Diosa, como la manifestación de su Espejo que refleja la luz solar del Sol (yo) y cómo la que controla las mareas, subidas y bajadas de los oceanos de la consciencia. Este vínculo con las aguas y las emociones la transforman en nuestra entrada a los planos astrales y al dominio de nuestro subconsciente, es por ende también la entrada a cualquier trabajo ritual profundo. La Luna a su vez danza en el Zodíaco junto al Sol coincidiendo las lunas Nuevas con los signos solares y las llenas con los signos opuestos, lo que refuerza su estatus reflexivo. En la Rueda de Avalon la Diosa más fuertemente vinculada a la Luna es Arianrhod de la Rueda de Plata.

Aquí propongo algunas formas de correspondencias con las fases de la Luna. En primer lugar la Luna Negra corresponde a una etapa de transición, de encrucijada, lo llamo Bardo en el sentido de que representa la transición de una vida a la otra, un momento de visiones, de reflexión y de recepción de mensajes. Normalmente en el ciclo menstrual femenino se equipara a la menstruación. Luego la etapa de nacimiento del deseo y plantar la semilla sobreviene en la luna nueva, unos tres días después. El deseo y su forma se van acrescentando durante la fase creciente, fase propicia para hacer rituales de incremento y crecimiento. Llegando a la plenitud, la Luna llena es la más visible y expuesta, es el momento de manifestar y enfocarnos en lo visible, esta etapa se vincula normalmente con la ovulación, su potencial creativo y la Diosa como Madre. El decaímiento sobreviene con la Anciana, la fase menguante, su poder de destruir y hacer disminuir cualquier influencia, hasta volver a la etapa transitoria, en un ciclo que se repite sin fin. Cada correspondencia puede ser enriquecida tomando en cuenta los signos astrológicos por los que transitan el Sol y la Luna.

Anuncios